Amigos del ” hazlo tu mismo”, hoy les invito a mi taller, para mostrarles como realice la famosa ménsula-cárcel.

Para este proyecto partí de una ménsula comprada en un mercadillo por 5 euros y un recorte de DM de 10 mm de grosor , donde empece por dibujar unas paralelas y perpendiculares para simular los ladrillos.

En segundo lugar, recorte el DM con ayuda de la caladora y pase la fresadora por las lineas trazadas para resaltar el realismo de los ladrillos.

Una vez realizado el fondo casi en su totalidad, es el momento de comenzar con la cárcel, para lo cual utilice cuatro trozos de varilla de latón de 8mm, que curve ayudándome de una curvadora para tubos de cobre. Es muy importante que queden idénticas, ya que si no luego no nos coinciden las barras verticales.

Para evitar muchos problemas, es muy importante que las cuatro piezas sean idénticas, también lo es que los taladros estén a la misma altura en cada pieza. Os recomiendo primero taladrar una y luego cogiendo esta como referencia, utilizando un marcador de acero, y atraves de los primeros agujeros, marcad el resto.

Una vez terminados los arcos, y tras haber cortado tantos barrotes como agujeros tiene cada arco, comienza el montaje de todas las piezas, incluidos los laterales, que están realizados con pletina de latón también.

Para los barrotes verticales, utilice tubo en vez de macizo, para poder montarlo todo como si fuera un mecano, ya que de esta forma se hace mucho mas sencillo el que coincidan todas las piezas. Y como muestra un botón

Ya solo quedaba el remate superior, que mejor que explicarlo se ve en las fotos como lo lleve acabo.

Solo faltaba cortar la puerta posterior (también en DM pero de 3 mm) , para tener todas las piezas y poder pasar a la pintura.

Para la pintura utilice la misma técnica que para los marcos, y que no explico, ya que es calcada a la del tutorial anterior.

Y así es como realice ” The Fantastic Cantileverjail “.

Espero que hallan disfrutado de mi compañía, y les insto a que no se pierdan mi próximo post, que a buen seguro les sorprende gratamente.

La frase: Sin error no hay belleza.

Saludos creativos…